+ 1 (707) 877-4321
+ 33 977-198-888

Problemas relacionados con la colección de pinturas Fuel-Oil

Apuntes sobre algunos problemas relacionados con la colección de pinturas Fuel-Oil Alias Torlonio
December 30 2018



Con la colección de pinturas Fuel-Oil, comenzada a principios del siglo XXI, que suponen unas sesenta piezas, según creo, pretendía cuestionar y poner en evidencia una visión impuesta a nuestra sociedad, sobre la mujer, su cuerpo y todos los tópicos y mentiras relacionadas con la percepción de nuestra sexualidad y cómo esta ha sido manipulada. Para esto utilicé varias herramientas: la visión fragmentada y en planos cortos y primerísimos planos del cuerpo de la mujer, más propios de la industria pornográfica que del arte de la pintura; trabajé con diferentes capas de lectura, entre fondos en blanco y negro, salpicados de colores subyacentes que salían aleatorios y sucios, gracias al uso azaroso e indiscriminado de lijadoras eléctricas; por último fui rematando las obras con graffitis, leyendas y dibujos de diversa naturaleza, desde la estética del grabado medieval hasta el victoriano, pasando por el flash publicitario.

Lamentablemente creo que no conseguí mis propósitos de desenmascaramiento de esta supuesta visión intoxicada, que mis pinturas pretendían denunciar.

Los hombres por lo general, estaban encantados, ¡solo veían mujeres desnudas!

Las mujeres por el contrario, parecían algo ofendidas, ¡solo veían mujeres desnudas!

Seguramente el único que veía algo más que desnudos, ya fuesen problemas relacionados con cómo percibimos el mundo o cuestiones puramente técnicas, relativas al oficio de pintar, era el autor de los cuadros.

Dado tan chocante e imprevisible resultado, no creo que vuelva a intentar un disparate semejante ¿Cómo voy a analizar y cuestionar las percepciones visuales de una sociedad ciega?

Y ahora que he llegado a este punto de la historia, recuerdo perfectamente qué fue el detonante que me empujó definitivamente a realizar estas pinturas. En la época de crianza de mi hija teníamos un televisor. Ella era pequeña, cenábamos juntos y empezó un noticiario, sin previo aviso tuvimos que ver cómo a un hombre asiático le destrozaban la cabeza de un disparo a quemarropa con una pistola. Me imagino que esta horrible escena se emitió de 09:00 a 10:00 por todas las cadenas de televisión del país. Una hora o dos más tarde yo pretendía ver un documental cuyo tema era el parto bajo el agua, no sé si por ser hijo de matrona o por ser mi hija pequeña, entonces sentía mucha curiosidad por todo lo referente a la maternidad. En este documental se hacía un seguimiento a una pareja que había decidido que su bebé nacería bajo el agua. El parto en sí era el momento cumbre de esta historia. No me lo podía creer, habían pixelizado toda la vulva de la madre y la cabeza del recién nacido. Os digo que no daba crédito a lo que estaba viendo, cuando momentos antes cenando con mi hija, nos obligaron a ver aquel asesinato cruel, con todo lujo de detalles y repetido a cámara lenta. Huelgan las preguntas. Inmediatamente me vinieron a la cabeza todos los penes mutilados de cientos de estatuas clásicas griegas y romanas, todas las vergonzantes omisiones genitales a lo largo de toda la historia occidental y en especifico, como acababa de ver, la criminalización de la vagina humana. Esta fue la gota que colmó el vaso. Aquella noche me fui a la cama pintando mentalmente la base de Fuel-Oil.
Han pasado casi tres lustros y nada ha cambiado, por desgracia esta colección de pinturas en cuanto a su denuncia, sigue vigente. Pero ahora que parece que asistimos al colapso definitivo de nuestra economía planetaria, debiéramos plantearnos dinamitar los pilares corruptos que la sustentan: un sistema bancario basado en la deuda y gobernado por ladrones amigos de la usura y sin escrúpulos, un sistema farmacéutico que decididamente enferma y envenena a la población, un sistema médico totalmente especializado pero absolutamente ineficaz, una retahíla de sistemas educativos a cada cual más lamentable, un sistema judicial protector y cómplice de los corruptos, una industria armamentística que devora los presupuestos de lo social y seamos claros, no sirve para nada más que para hacer el mal, una industria del “entretenimiento” al servicio de agendas siniestras donde la ética queda siempre en el olvido, un consorcio de la información centrado en engañar al ciudadano con noticias falsas y un montón de museos estatales llenos de objetos robados, que bien valdría la pena el devolver estos tesoros a sus dueños legítimos y si los estados no mueven ficha, como por norma ha venido sucediendo, tendremos los ciudadanos que dar en este caso, no un paso al frente sino un paso hacia atrás y boicotear abiertamente todo aquello que realmente no nos sirva o no nos haga ningún bien.  T 

 




Artworks Styles : Image
Artworks Topics : Portrait
Artworks Media : Pigments



You don't have flash installed.
EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- * A
File Attachment Icon
T-104773.jpg